22 may. 2010

La luna




La luna me estaba hablando

en la noche dominada

y mi pasión se estaba hallando

oblicuamente cautivada.

Mi ilusión tenía duda

y menguaba por momentos

tu sombra perfilada en Buda n

o cambió un ápice mis lamentos.

Jurabas, en vano,

que me querías

me utilizabas a tu capricho

pues camelás con tus galanterías

y te manejas con un buen dicho.

-Vete lejos vete, bandolero,

no te quiero yo a mi vera,

que el amor que no es sincero

ni para otra yo lo quiera.

- Me quedaré yo con mi amor

mi pasión, mi dicha, dolor y pena

que anclado en tierra con valor

aquí esperaré, paciente, yo en la arena.

No hay comentarios: