13 feb. 2011

Un descanso en el camino...


Yo no sé, pero lo cierto es que, aunque tengo cariño a este pequeñito espacio, que forma parte de mí, no recurro tanto a el como debería, y eso, que en honor a la verdad, fue creado con la única intención de poder descargar mis penas -que son más de las que quisiera- y mis alegrías -que son menos que las que me gustaría- quizás sea porque no tengo tanto que contar o porque, con el paso del tiempo, he ido aprendiendo a no tener tanta timidez ni vergüenza por tonterias y me atrevo a decir lo que pienso o lo que quiero, sin necesidad de callármelo o tener que decirlo aquí.


No es fácil dicho sea de paso pero si ese es el motivo, me alegro por mí. Por lo demás, para bien o para mal, la vida sigue... que no es poco. Intentaré aprender de mis errores y rectificarlos en la medida de lo posible, dejándome caer más amenudo por aquí.


Y ahora, después del descanso en el camino, intentaré seguir con lo mío que es lo que toca.