13 sept. 2008

Imaginable

Lo que me gusta que me hagas
en tus manos estoy no tengo miedo
te doy mi mano, mi cuerpo y hasta mis pensamientos
para adentrarnos en este mundo y en los que exploremos
imaginando antes su existencia bien cercana.
Atraviesa tu lengua bien adentro
En mi ombligo y hasta mis entrañas
Dibuja caricias y hasta los espasmos
de cientos momentos eróticos y posibles

No reprimas mis deseos
Se la fiera niña que me rompa mi piel
llévame donde desees
pero no me dejes para nada al suelo caer.
Y cuando la desesperación me domine
extasiada de tanto placer,
Impide que me de la media vuelta
no quiero correr e irme
quiero seguir el ritmo de nuestros cuerpos
unidos a cada instante del día
Por supuesto amada mía
que yo me dejo llevar
se tu mi guía.

Paraíso

Aquel sitio donde reina lo inimaginable
donde todo es posible aunque no lo creas
donde los miedos no tienen nombre
y uno hace lo que desea y espera
En tus brazos quiero estar
por todos los lugares del universo
me abrazo a ti sin dudarlo
y nos dejamos caer por la cuerda
que mi cabello sostiene.
Perdámonos ahora mismo
En todos los rincones de tu alcoba
que me mantiene callada
y también extasiada
Se el aire que sale de mis pulmones
Cuando pienso en el placer de tenerte cerca
Déjame pronunciar tu nombre
Y ayúdame instante más.
Araño tu cuerpo
Muerdo la fruta prohibida,
Enlazo tus piernas a tu cuerpo
Esto no es un pecado
mañana será otro día
¿como será tu despertar?

Buceemos

Las olas nos invaden por completo
invitándonos a perdernos en sus aguas
que son limpias y cristalinas por completo.
El mar reproduce mis palabras
traducidas en un idioma que no entiendo
mientras me besa mis pies con picardia.
Como un continuo retroceso a otros tiempos,
así mis palabras cobran vida
y tropiezan en tus labios acaramelados.
Bucea entre la unión de las letras ,
que con soltura crean el final de mi mensaje,
entregandotelo con un lazo por las olas
que se divierten mientras yo te abrazo,
Sigue buceando en estas aguas cristalinas,
que solo el cantábrico nos regala.
Que yo navegaré sin prisas en el deseo,
de montar en aquel viejo y querido velero.

Cosas tuyas

Bendita culpa la tuya
que te hace estar tan féliz
que tímpanos de mis oidos
están más que doloridos
por haberlo gritado tan alto
y bendita sea tu alma
que es limpia y trasparente
y por libre quiere ir.
No adviertas nada que no hace falta
y quién no quiera responderte que no lo haga
que ni es necesario ni falta hace.
Las heridas cicatrizan
y cuando lo hacen ya no duelen
solo es cuestión de tiempo.
El espejo del presente es el que cuenta
y si te gusta es lo fundamental
pues el futuro nadie lo tenemos escrito
y el pasado jamás volverá
La vida en sí es una locura
y por ello merece la pena disfrutarla
saboreando cada instante que nos ofrece
y de la muerte mejor ni que hablar.
Las cosas son sencillas
solo es cuestión de proponerselo
y entender que lo díficil es empezar.

Desde que decidí olvidarte





Decidí partir de cero

porque el cero era mi mejor opción.

Sentí cierta angustia por lo desconocido


pues resultaba difícil empezar a caminar sin ti.


No me importa ahora donde te encuentres

el lugar que ocupaste en mi corazón está vacío

ya ni perteneces a la larga lista

de mis gratos ni amargos recuerdos

Archivado estás en el baúl del olvido


Junto con los recuerdos más ingratos de mi corto existir.

Desde que decidí olvidarte

Comencé a organizar mi vida

Ordenando sentimientos según la importancia

aprendiendo a diferenciar la herida que me provocaste

y manejándola de tal forma que está terminando de cicatrizar…


No recuerdo en que circunstancia

provocó que te llegase a dejar de querer



Cuando el querer que te tenía

Indiscutiblemente era

el eje que dominaba mi vida.


No te niego que conservo alguna duda que descifrar

Y debo solucionar este pequeño jeroglífico

para seguir mi camino

Deshaciéndome de las dudas,

arrojándolas en algún riachuelo

Que a mis pasos encuentre en el camino.

Reconozco cierta urgencia por recuperar de inmediato

la sonrisa perdida que me robaste

y hacer de ella transformada y renovada

mi única fuente de energía.


Desde que decidí olvidarte,

la madurez y sensatez han sido mis muletas

que me ayudan a caminar transformándome

en la mujer fuerte que sorprendentemente tu dolor ha creado

y que como el ave Fénix está empezando a renacer de nuevo…

Tormenta





Incesante tormenta huracanada

Estandarte grotesco de nuestra relación

Cúmulo de reproches y llantos

Que pusieron punto y final a nuestro amor.


Frío viento, comienzo de llovizna

Estruendos truenos y relámpagos

Convertidos en una constante

En mi aquella vida, amarga rutina.


Cruel tormenta que arrasó sin piedad

Llevándose la magia entre dos almas

Dejando múltiples socavones en la arena

Prueba irremediable de nuestro desenlace.


Tormenta creadora de nubes negras

Eliminaron bandadas de gaviotas

Que solían revolotear tiempo atrás

Cuando el sol extendía la longitud de sus rayos.


Tormenta que acabó en el principio de la calma

Obligándome a volver a caminar

Sobre las viejas huellas de mis pasos

Que aún quedaron sobre el suelo mojado.


Arranqué ya muchas hojas del calendario

Y aún los últimos relámpagos débiles

Semejantes al resplandor de la hoguera

Siguen iluminando una época ya quemada.