3 oct. 2008

AMANTE

Amante jardinero que me riegas de olores
en horas imprevisibles, las noches frías
como agua que regando está mis flores
cultivando mis féminas alegrías.

Intensificando, amante, mis momentos
como embrujo que me lleva cuando te poseo,
me camela la dulzura de tus sentimientos
explorando mis valles y mesetas con deseo.

Poseedor de la llave del cofre de mis secretos
guardián y culpable de mis nocturnos pecados
que con la sutileza de tus palabras halagadoras
convertímonos en dos fugitivos enamorados.

Bandolero, ladrón, conductor de la noche
embustero, amante, cómplice del viento
artífice de la salvaje selva donde me transportas
transformándote en testigo de mí lamento.

Amante creador de la reencarnación de mi cuerpo
y del manto que me cubre hecho de caricias
encajes blancos y pespuntes de hilo fino de oro
que despiertan en mí un sin fin de sonrisas.

Cobarde amante que huyes sin decir nada
cuando el sol ilumina el mundo con su presencia
habiéndome hecho revivir afectos olvidados
y mis recuerdos son el resultado de tu esencia.