18 abr. 2009

Un poema al día

Tras la ventana me sueñas
y entre tus sueños me elevo
en el paraiso que desearías
conmigo hacer realidad.

Y dibujas con tu mente
y el arco de tu vida
situaciones a mi lado
que te gustaría disfrutar.

Navegas, en aguas serenas
confiando tu bote al mar
sin revelarte por miedo
al tan absurdo que dirán.

¡Maldito cobarde y brujo!
que negaste por ti la verdad
salvándote de los comentarios
sin importarte la humanidad.

¿Y tu te dices ser caballero
que te rindes ante una mujer?
Caballero no es el que lo dice
sino el que su amor no impide ver.

Caballero no lleva sombrero
tan sólo es fiel a la verdad
no le importa daño propio
ni justifica mínima crueldad.

No dibujes castillos al aire
al rey no se le permite implorar
no pidas perdón tardío
no vuelvas con las olas del mar.