23 abr. 2010

Pegaso



Tu presencia y tus cándidas palabras me convirtieron en un hermoso pegaso pero con alas de arcilla que moldeaste a tu antojo sin permitirme mi vuelo alzar.