24 oct. 2008

Déjame

Déjame explicarte amor mío
la razón de mi tristeza
de mis largas lunas en vela
del cúmulo de mi maleza.

Déjame desenredar a tiempo
el tumulto de pensamientos
de las dudas infinitas
del motivo de mis lamentos.

Déjame ahora a solas llorar
aunque no le encuentres motivo
a mi incesante malestar.

Déjame antes de mi partida
darte el último beso
de la niña de tu vida.

1 comentario:

Dante dijo...

Sentidos versos. La tristeza muchas veces no tiene explicación. Mejor hacerla a un lado y seguir. O escribirla modo de desahogo, como en este caso. Un beso.