16 abr. 2011

Anclado en el sur




Anclado en el sur



Querida amiga:


En el salón de mi casa, hay un cuadro de la famosa mujer morena que pintó Julio Romero de Torres. Fue la imagen que conseguí de las hojas de un calendario que hace tiempo mandé enmarcar y que en los momentos de soledad, miro logrando resarcir mis tristezas mientras dejo pasar las horas en las que contemplo sin saciarme su indescriptible hermosura.


Ayer tarde, con un café en la mano y un cigarro en la otra, miraba el cuadro. Nítidamente vi tu rostro cándido reflejado en la cara de esa mujer. Sin el más mínimo resquicio de duda, supe que era el inconsciente que quería llamar tu atención vociferando con fuerza tu nombre para atraerte a mi lado.


De inmediato, se colmaron mis pensamientos, recordando la vez primera que descubrí tu sonrisa tentadora que delataba la ingenuidad de una mujer que mostrando los intentos logrados de conservar aún a la niña que albergaba en su interior y que sin ninguna pretensión, dejaba florecer su belleza innata. Esa misma belleza que hizo que me enamorase de ti.


Apagando mi cigarro en el cenicero y dando el último sorbo a mi café para dejar la taza encima del platillo retirado en la mesa, centré toda mi atención en el cuadro y me dejé llevar por mis fantasías.


Con mi píes descalzos, me perdí en el calor de la arena de la playa hasta alcanzar la primera goitibera que a golpes impetuosos de remos sincronizados sobre la mar me llevase del cantábrico al atlántico para sentir como la brisa jugateaba con tu cabello.


Lo logré, no lo dudes y di gracias a Dios por permitirme, aunque fuese tan sólo un espejismo, disfrutar de tal belleza y le rogé, sin pudor, que le regalase al mundo diez almas como la tuya para que el mundo fuese mejor.


Fue un placer levitar mis emociones mortales hasta dejarlos anclados en el sur de todos los sures de la península ibérica al tiempo que es de agradecer disfrutar de la poesía de tu pluma que reflejan tu humildad tu belleza.


No eres tan sólo un ser humano, eres un ser humano pero excepcional.

No hay comentarios: