22 ene. 2009

Bendita crisis

Todo el mundo anda revolucionado y alterado con el tema de la crisis y a mi modo de ver es lo mejor que ha pasado desde que Massiel ganó eurovisión con aquella canción cuyo estribillo era de lo más rebuscado y difícil de memorizar: la lala la lala la lala la.
Desde que la crisis ha invadido nuestras casas, como huracán malhumorado para algunos, para mí, no ha dejado de ser una pura brisa de aire renovada y fresca y estoy super mega-ultra feliz, por aquello de que a mal tiempo buena cara.
A causa de la crisis, no tengo ni para comer, pero como dicen que no hay mal que por bien no venga, por fin, he podido cumplir el propósito que todos los años me hago y ningún año he cumplido: ponerme a dieta. Los resultados están siendo espectaculares, se me está poniendo un tipín, que da gusto verme, tanto así, que levanto algo más que pasiones entre los curritos de mi barrio.
Como no tengo ni para aceite, la comida la suelo freír con agua pero como la cosa se está poniendo muy negra y también hay que ahorrar agua, lo hago con saliva que encima es muy nutritiva y tiene alto contenido en aminoácidos ricos para las defensas.
Para ahorrar gas, me subo donde mi vecino que es modelo y bombero. Le lloro un poco para que me deje cocinar en su casa, le gorroneo un par de cositas del frigorífico y como postre me recreo la vista con él, mientras hace pesas y abdominales en su salón. ¡Para que luego digan que la crisis es mala!
Como no tengo dinero, he tenido que vender mi coche para poder comprar gasolina y mientras, me desplazo andando, pero para ahorrar las suelas de mis zapatos, lo hago con patines.
Solo me compro camisetas largas y reversibles que las uso de vestido corto, así que tengo a mi churri con la picha más tiesa que la estatua de la libertad y siempre preparado para la faena y más cariñoso y tierno que el oso Yoghi en plena hibernación.
Como no tengo ni para depilarme, los pelos de mis piernas ahora son tan largos que he optado por hacerme trenzas al estilo africano y he implantado una nueva moda en el país cuyo lema es: las mujeres peludas al poder.
Para colaborar en la economía familiar, por las tardes me dedico a vender mis preservativos semi-usados, garantizando por escrito al comprador que son de marca, marca NISU: “NISU puta madre los conoce” y han sido utilizados tan sólo una vez por lo tanto están aún de buen uso.
Y por último decir, que para engañar al paladar y cansados todos en mi casa, de estar comiendo siempre judías, las pinto de vez en cuando dos ojos y una boca y nos imaginamos que son angulas recién pescadas del cantábrico. ¡ Ahora y gracias a la crisis, comemos angulas!

Así que tanto lío tanto lío con la dichosa crisis y yo sólo le veo ventajas!!

3 comentarios:

Emcharos dijo...

jajaja, así que están todos los políticos rompiéndose el coco para poder combatir la crisis, y resulta que la solución eres tú!!! Si EEUU ha tenido al primer presidente negro, nosotros queremos a Mónica como primera mujer presidenta en España!!!
Seguro que bajo tu mandato, hasta el cine español mejoraría considerablemente. :D

Un saludo, amiga, y a ver si los seguidores de tu blog podemos ser testigos del resultado de esa dieta tuya. Yo dejo el comentario por si acaso cuela, jeje.

Dante dijo...

No sé si es tan bendita, pero si deja resultados positivo, habrá que agradecerle entonces. jaj. Dejo un beso.

Mónica dijo...

Hola.. me gustó tu blog y tu nombre (somos tocayas, jajaja), bueno es verdad que la crisis es terrible y no hay más que organizarse. Me caba de impactar Microsoft y sus despidos!!

Bsss. nos vemos.