21 nov. 2009

Dios mío

Dios mío, ¿por qué a veces las cosas no son como uno quiere? ¿por qué nos dejamos llevar por las opiniones de los demás? ¿por qué los demás siempre creen saber más de uno que uno mismo?
La verdad que casi mejor que no piense, a veces cuanto más piensa uno en una cosa, es peor.
Las cosas siempre suceden por algo y punto, no hay que perder tiempo en darle más vueltas y más como cuando a mí me sucede ahora, que tiempo, precisamente tiempo, es de lo que menos dispongo.
Por cierto, me encanta "descargar" en este pequeño rinconcito donde nadie me ve, mis emociones. Me encanta. Me gusta secar mis lágrimas con las letras que salen del teclado de mi ordenador y me gusta también sonreir con las rectascurvilíneas de sus palabras. Me gusta expresarme aquí, donde nadie me conoce y donde a nadie tengo que dar explicaciones, lo que quiero y lo que me da la gana.

No hay comentarios: