13 sept. 2008

Cosas tuyas

Bendita culpa la tuya
que te hace estar tan féliz
que tímpanos de mis oidos
están más que doloridos
por haberlo gritado tan alto
y bendita sea tu alma
que es limpia y trasparente
y por libre quiere ir.
No adviertas nada que no hace falta
y quién no quiera responderte que no lo haga
que ni es necesario ni falta hace.
Las heridas cicatrizan
y cuando lo hacen ya no duelen
solo es cuestión de tiempo.
El espejo del presente es el que cuenta
y si te gusta es lo fundamental
pues el futuro nadie lo tenemos escrito
y el pasado jamás volverá
La vida en sí es una locura
y por ello merece la pena disfrutarla
saboreando cada instante que nos ofrece
y de la muerte mejor ni que hablar.
Las cosas son sencillas
solo es cuestión de proponerselo
y entender que lo díficil es empezar.

No hay comentarios: