9 abr. 2011

Escribiendo improvisadamente.








Pues nada, que hoy parece ser que tengo el día tonto, más tonto de lo habitual, y me ha dado por escribir en mi blog pero de modo improvisado, porque a veces, las cosas que se hacen sin haberlas planeado de ante mano, suelen salir mejor. Asi que aqui estoy, sin saber muy bien de que escribir pero convencida de que quiero hacerlo ahora y aquí, en mi blog, porque señoras y señores, me enorgullece decirles que este es mi blog.... al menos hasta que "blogger" me lo permita jeje.

Esta mañana pensaba en mi futuro, que como diría un amigo mío, está más negro que los cojones de un grillo, y digo yo, ¿quién dijo aquello de "España va bien"? me da a mí, que no tenía dotes de adivino y no predijo la jodia' crisis económica en la que nos encontramos. Y lo de los brotes verdes, ¿quién veía brotes verdes hace algo más de un año? otro que también que como adivino no tiene precio. El caso es que por unos o por otros, lo único cierto es que estamos como estamos y quién sabe si la cosa no se termine poniendo mucho peor. Yo sólo confio en que para mí, se ponga bien porque creo que me lo merezco y quién piense lo contrario que le den dos duros ¡ea! De cualquier modo, si alguien sabe la manera de que a uno las cosas les salgan tal y como desea y todo se convierta en favorable para su propio interés, que me lo haga saber por favor, mientras yo seguiré confianzando en que algún día, la varita mágica de mi hada madrina, me toque y vea mi vida tal y como yo deseo que sea.

Cambiando de tema, pensaba en mi plato favorito. No sé por qué se me ha venido a la cabeza eso, pero en eso andaba pensando y lo cierto es que desde pequeña y hasta el día de hoy, fue y sigue siendo el huevo frito con patatas y tomate orlando y de bebida, una coca cola. Uno tiene que tener personalidad y ser de pensamientos firmes y de decisiones convincentes y yo decidí siendo una niña que mi plato favorito era ese y ese sigue siendo, aunque también es cierto, que con la edad, uno va madurando al tiempo que va cambiando de opinión y eso está bien y no sería una muestra de falta de personalidad sino más bien de ir evolucionando en la vida.

Por otro lado, y cambiando de tercio como se diría en el argot taurino, tengo dentro de dos meses una boda y lo cierto que ilusión lo que se dice ilusión, no me hace más que nada por el gasto. No quiero ni pensarlo, miedo me da. Por lo que si me hace ilusión es por la novia eso sí, aunque que duda cabe, que más ilusión me haría si la que se casase fuese yo. ¡Las veces que habré soñado con el día de mi boda! ¡Que bonito! He fantaseado tantas y tantas veces con ese día que se perfectamente como me gustaría que fuese, tan sólo me falta convertir ese sueño en realidad. Son bonitas las bodas, pero implican mucho tiempo y mucho gasto. Eso es lo malo. Y todo para un sólo día. Invitaciones, vestido, iglesia, restaurante, anillos, el ramo, el viaje de novios.. un sinfin de cosas que no terminan de surgir hasta el día mismo de la boda.

En fín.... otro día seguiremos escribiendo y pensando improvisadamente. Ahora tengo que ponerme con otras cosas. Divagar está bien pero de vez en cuando hay que volver a pisar con los píes en el suelo.


No hay comentarios: