5 abr. 2010

He aprendido....



He aprendido que la vida es muy valiosa para perderla en cosas y pensamientos superfluos que lo único que hacen es turbiar nuestra paz y calma.

Quién no nos valora es que no nos merece, nos tenemos que querer a nosotros mismos para que los demás nos quieran y si no nos quieren tal y como somos, es que ni merecen la pena, ni nunca merecieron la pena.

A veces nos hacen daño, ya sea de forma voluntaria o involuntaria, pero si es por alguién a quién apreciamos el daño es mayor, y sea como sea, el caso es que para compensar ese daño, el ser humano necesita devolver el "golpe" a pesar de que el daño ya ha sido hecho y no se puede volver hacia atrás y cuando devolvemos ese daño con premeditación y alevosia, se torna en venganza, que no es buena, quizás no lo sea, si nos paramos a pensar en lo que nos indica la ética, la moral, las creencias, etc seguro que nos dicen que estamos haciendo un mal porque mal con mal no se puede pagar.

De todos modos, lo mejor es hacer borrón y cuenta nueva, y seguir, porque al fin y al cabo, la vida temrina poniendo a cada uno en su sitio y quién hace daño, tarde o temprano lo pagará. El mal siempre termina cayendo por su propio peso, eso es inevitable.

El perdón es una palabra con la que a primera vista, parece que se arregla todo y se sana sin ningún problema pero no lo es así, no siempre vale con un perdón. Las cosas no hay que decirlas hay que demostrarlas.

Para no tener que recoger la "basura" esparcida, mejor no la esparzas porque luego no siempre se puede llegar a recoger toda.

El golpe duele pero cuando se va el dolor, se olvida el golpe pero la palabra dicha jamás vuelve hacia atrás. La palabra hiere el alma. Si no quieres que los demás te hieran, evita herir a los demás.

3 comentarios:

Taty Cascada dijo...

Y yo he aprendido a conocer de tu morada. Mira que estamos lejos, te escribo desde el fin del mundo, aún asi nuestros pensamientos se hermanan, no tienen fronteras.
Un beso.

sultana dijo...

Vas por el buen camino Freixenet, sabes q te sigo ahí donde estés jaajja

Mónica dijo...

Muchas Gracias Taty por entrar en mi rinconcito. Un abrazo enorme para ti.

Mi hada madrina, ¿que quieres que te diga que no sepas? que te quiero un montón.